Lo fusilan por llamar de larga distancia.


Intentó hacer llamadas internacionales en 13 ocasiones, lo que le costó a este reo el que fuera fusilado en un campo deportivo frente a más de 150,000 personas.
Corea del Norte es un país que en los últimos años ha adoptado una política de ejecutar a personas que presuntamente eran culpables a pesar de que nunca se ofrecieron pruebas suficientes para que se les condenaran a muerte.
Quizá una de las cosas más graves del caso es que el gobierno norcoreano declaró que en ningún momento se violan los derechos humanos de los enjuiciados.
Y todo esto sucede en pleno siglo XXI.

Vía: 20 Minutos

1 comentarios:

iris | 29 de noviembre de 2007, 17:57

ahora con mayor razón sostengo lo que he dicho en fechas recientes: tnta pinche tecnología para volvernos estúpidamente inhumanos